Centro Atlético Mexicano: Los orígenes de Frontón México

El Centro Atlético Mexicano fue una institución deportiva fundada por la antigua «Sociedad Sport Vasco de México». En 1927 toma la iniciativa de realizar un proyecto que hoy tiene reconocimiento mundial: Frontón México.

La «Sociedad Sport Vasco de México» fue fundada en 1912; entre sus socios sobresalen los aficionados Don Carlos B. Zetina, D. Vicente Etchegaray, D. Daniel Cabrera, Rafael Banderas, los hermanos Fernando y Víctor Manuel Díez Barroso y los hermanos Zetina.

Durante varios años la Sociedad operó en el desaparecido Frontón Nacional. Además de los partidos de pelotaris profesionales, la Sociedad concertaba partidos entre los aficionados en dicho Frontón; motivo por el cual las familias eran asiduas concurrentes.

Esto despertó «la afición de infinidad de personas que, además de ir a gozar de las emociones propias del deporte, asistían adonde, como hasta la fecha, es el espectáculo y punto de reunión de lo más granado de la élite metropolitana».

Centro Atlético Mexicano. Frontón México Centro de Entretenimiento © 2017-2018

 

Centro Atlético Mexicano: Los orígenes de Frontón México

Hacia la década de 1920 la «Sociedad Sport Vasco de México» tenía entre 60 y 70 miembros; lo que dio lugar a que a finales de 1927 algunos aficionados tuvieran la iniciativa de revitalizar la cesta punta.

Bajo la dirección del Lic. D. Carlos Belina Guzmán, la «Sociedad Sport Vasco de México» dio un giro. Nuevas actividades e iniciativas se empezaron a llevar a cabo; la más importante de ellas sería tener «casa propia adonde poder ensanchar sus actividades y no estar supeditado a nadie».

Después de algunas juntas con directivos y empresarios, se iniciaron los primeros trabajos a principios de 1928. Para ello se designó un comité denominado «Gran Comisión», responsable de manejar el presupuesto.

Centro Atlético Mexicano. Frontón México Centro de Entretenimiento © 2017-2018

El 10 de mayo de 1929 la empresa Frontón México S.A. abrió sus puertas oficialmente. El lugar destinado al Centro Atlético Mexicano ocupa desde ese año el número 17 de la Calle De la República; entre Ponciano Arriaga y Miguel Ramos Arizpe.

El plan original contemplaba instalar el primer Centro Deportivo de la República; en el cual todos los deportistas tendrían cabida y se vaticinaban al menos 1,000 socios.

«El edificio cuenta con los siguientes departamentos: 8 baños turcos, regaderas tibias y de alta presión, 3 tanques de natación, 1 gran gimnasio dotado de todos los aparatos modernos, 4 salones de billares, 5 salones de boliches, peluquería, restaurant y cantina, 6 salones de juegos, 7 bibliotecas, y 2 en la parte alta, tres frontones chicos para jugar a pala, raqueta y mano, además de la cancha principal de la sala de espectáculos».

Socios del Centro Atlético Mexicano formaban parte de la directiva de Frontón México como consejeros. Estos socios eran Carlos Belina, Francisco de Suinaga y Tornel, Víctor Manuel Díez Barroso y Rafael de Villa.

 

Centro Atlético Mexicano

Centro Atlético Mexicano: «Mi cuerpo sostendrá mi espirítu». Frontón México Centro de Entretenimiento © 2017-2018

«Como toda institución deportiva modelo, tiene adoptado un emblema que representado por el anillo de piedra del juego de pelota de nuestros antepasados […] En el referido anillo aparecen labradas dos serpientes enlazadas, la una representa la estrella de la tarde, que es la culebra con plumas o Quetzalcoatl; y la otra representa la tierra con el faldellín, o Coatlicue, que como decimos antes, significa la virilidad y vigor de la raza».

La institución tenía además un lema que sintetizaba «lo que significa el deporte para formar el carácter de un hombre y conservar su espíritu y su cuerpo sano». El tachado es mío.

Quiero pensar que si hoy se fundará el Centro Atlético Mexicano, en lugar de «un hombre» diría «una persona»; por aquello de la inclusión y la equidad. Longstoryshort, este es el lema:

« Mi cuerpo sostendrá mi espíritu »

Centro Atlético Mexicano

Fuentes:

  • Urias, Antonio, “Centro Atlético Mexicano” en Jai Alai. El libro de la pelota, México, 1930/1931, pp. 37-39.