Jai alai y Literatura: ¿Un autor? No, menos, como cinco

«El juego de la pelota es uno de los mejores juegos infantiles porque origina una carrera saludable. En general los mejores juegos son los que, además de desenvolver la habilidad, ejercitan también los sentidos»

I. Kant.

 

Para no variar y no perder la costumbre: recurriré a la literatura. Ya sabe, por lo romántico y artesanal de la Cesta. Y porque al día de hoy, usted, lector, me ha concedido esta licencia —creo—.

¿Cuáles son los tres temas universales que han inspirado la literatura? La vida, la muerte y el amor —*Suspira—. Ya decía Sartre que «no podemos ser nada sin jugar a serlo»: en la vida, en el amor, en el juego. En todo.

Además de los dichos y diretes de mi abuelita; están los libros de la biblioteca de mi papá… y los memes —¡Gracias, internet!—. Así que prepárese: Le voy a platicar de un autor; no menos, como cinco. Porque esto es literatura comparada… con Jai alai.

 

Jai alai y Literatura: ¿Un autor? No, menos, como cinco
Niebla (1914) | Miguel de Unamuno

Que los personajes hablen, aunque no digan nada —en México a esto se le conoce como cantinflear —. Que la pelota vaya y venga, como si tuviera vida propia, que haga y diga lo que quiera, pero que hable; que se escuche, aunque no se vea. Que la historia del partido se trace por sí misma, como las nivolas de Unamuno.

«Mi novela no tiene argumento, o mejor dicho, será el que vaya saliendo. El argumento se hace él solo […] me dije: voy a escribir una novela, pero voy a escribirla como se vive, sin saber lo que vendrá. Me senté, cogí unas cuartillas y empecé lo primero que se me ocurrió, sin saber lo que seguiría, sin plan alguno. Mis personajes se irán haciendo según obren y hablen, sobre todo según hablen; su carácter se irá formando poco a poco. Y a las veces su carácter será el de no tenerlo».

 

El Principito (1943) |Antoine Saint-Exupéry

¿Han leído El Principito? Bueno, pues el Jai Alai es así, te hace feliz cuando sabes que ya va a empezar:

«Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, a partir de las tres empezaré a ser feliz». «Si tu viens, par exemple, à quatre heures de l’après-midi, dès trois heures je commencerai d’être heureux».
Rayuela (1963) | Julio Cortázar

No, no voy a caer en el lugar común de citar el capítulo 7 —y más conocido de Rayuela—. Si ya leyó la novela, sabe de que hablo. Si no, no se preocupe; para eso estamos aquí:

Catch & throw fallido. cuando lanzas sin ver en dónde está el otro. Le echas ganas, pero no te sale:
«¿A vos no te pasa que te despertás a veces con la exacta conciencia de que en ese momento empieza una increíble equivocación?».

– La pelota y la cesta:
«Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos».

– Los 20 minutos de vida de una pelota; o estrenar una pelota:
«Usted… mi instante favorito».

– Escuchar a la vieja escuela hablar de los años de oro del Jai Alai:
«Cada vez iré sintiendo menos y recordando más, pero qué es el recuerdo sino el idioma de los sentimientos».

– Pelotari:
«Mi diagnóstico es sencillo, sé que no tengo remedio».

– Pelota y pared:
«Nos queríamos en una dialéctica de imán y limadura, de ataque y defensa, de pelota y pared».

 

El amor en los tiempos del cólera (1985) | Gabriel García Márquez

Cursi nivel: El amor en tiempos de Jai Alai. Si no me cree, basta con un fragmento de amor a la colombiana:

«—¿Y hasta cuándo cree usted que podemos seguir en este ir y venir del carajo?— le preguntó.

«Florentino Ariza tenía la respuesta preparada desde hacía cincuenta y tres años, siete meses y once días con sus noches.

«—Toda la vida — respondió».

 

Fragmentos | M. Benedetti

Les comparto una cita de Mario Benedetti; no menos, como cinco. Ya con esto terminamos.

– La pelota le dijo un día a la cesta; la cesta le dijo un día a la mano:
«No me tientes que si nos tentamos no nos podremos olvidar».

– Una pelota muerta a una pelota viva:
«Después de todo, la muerte sólo es un síntoma de la vida».

– Sacar en un 29 iguales:
«Hay menos tiempo que lugar, no obstante, hay lugares que duran un minuto y para cierto tiempo no ha lugar».

– Lanzar la pelota:
«En realidad, sólo existe la dirección que tomamos, lo que puede haber sido ya no vale».

– ________________________________ ← Escriba aquí su metáfora.
«Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo».

 

Oiga: La vida es eso que ocurre, mientras usted sigue la pelota de Jai alai.

* Fueron 7 autores.