Entrevista: Juan Pablo Osorno

Juan Pablo Osorno (2017). © Frontón México Centro de Entretenimiento

Además de pelotari, el zaguero mexicano Juan Pablo Osorno Sierra (1977, Ciudad de México, México) es CEO de una empresa de marketing y publicidad. Para él, la mezcla perfecta en su día es el Jai alai, su trabajo y el tiempo que pasa con sus hijos. Apasionado de la cesta, recuerda con emoción sus primeros entrenamientos en la Escuela de Frontón México en la década de 1990 y comparte con el resto del cuadro el amor por la pelota.

 

—¿Cuándo empezaste a jugar Jai alai?

JPO: Desde que tengo uso de razón: hay una foto en la que todavía no tengo ni 2 años y ya tenía puesta una cesta… y la arrastraba. Recuerdo que mis primeros ensayos en un frontón fueron con el Maestro Pis y todos mis tíos maternos que son siete: todos jugaban Jai alai. A los 13 años, cuando comencé a jugar en la escuela de Frontón México, fue cuando me enganché con el deporte e hice a mis mejores amigos.

—¿Por qué te gusta la cesta punta?

JPO: He practicado muchos deportes y aunque todos me apasionan, ninguno como el Jai Alai. La combinación de velocidad, fuerza, estrategia, trabajo en equipo y demás atributos hacen de este deporte algo inigualablemente apasionante.

Además, en mi juventud tuve la fortuna de vivir una época dorada del Jai alai y ver los mejores partidos con frontón lleno, recuerdo que se quedaban cientos de personas fuera intentando conseguir un boleto.

Cuando tenía 13 años jugué un partido de exhibición con el Frontón lleno, recuerdo aun el partido, Juan León – Osorno vs Enrique Lamas – Rodrigo Vázquez, todos buenos amigos al día de hoy.

 

—¿Qué es ser pelotari?

JPO: Orgullo. Es un deporte diferente que requiere de muchas habilidades para jugarlo: fuerza—para lanzar una pelota hasta 300 KPH—; habilidad—para encestar y lanzar una pelota con la postura correcta—; resistencia—para aguantar un tanto peloteado y un partido parejo—; liderazgo —para impulsar a tu compañero durante el juego—; paciencia —para saber aguantar la presión de un partido—; inteligencia —para saber que tipo de pelota sacar, dependiendo de tu tipo de juego y contrario—; y lo más importante: corazón y sangre, porque sin ello no se puede ser pelotari.

 

—¿Hay algún pelotari, que ya no juegue en la actualidad, a quien hayas admirado?

JPO: Muchos, me tocó una época increíble de Jai alai de 1990 a 1996, en la que me enamoré del deporte. Desde el «costado» de Inclán; la presencia y seguridad de Pedro Andrinúa; los saltos en la pared Safont; y la «derecha» de Félix; hasta el «rebote de revés» de Cachin Uriarte; la garra de Recalde; el fino «revés» de Armando; y la elegancia de Barrondo.

 

—¿Hay algún pelotari que te guste ver jugar? Alguien cuyos partidos sean increíbles y un gran espectáculo de inicio a fin​.

JPO: El alegre juego de Jean Olharan y todo lo que hace Imanol López en la cancha. En mi opinión, en cualquier época habrían sido figura de la Cesta punta.

 

—¿Hay algún zaguero con quien te guste jugar en parejas? ¿Por qué?

JPO: Sí, Frank Elizalde. Es un gran amigo y pelotari; dentro y fuera de la cancha.

 

—¿Contra quien te gusta o gustaría jugar? ¿Quién es un adversario que te reta a ser mejor?

JPO: He jugado mucho contra Ochoa y Pérez como pareja en los nacionales, se hizo una buena rivalidad, de las que te retan a ser mejor. Cuando era más joven, pasaba lo mismo cuando jugaba contra Nacho Puertas y Mikel Arriola.

 

—¿Qué te motiva a dar lo mejor de ti y a entregarte en la cancha?

JPO: Ponerme la cesta. Ese simple hecho, saca lo mejor de mí—y también lo peor—. Siempre he creído que en la cancha uno representa cómo es en la vida cotidiana.

 

—¿Cuál es tu jugada o movimiento favorito? ¿Nos lo explicas?

JPO: Mi jugada favorita es la «derecha picada» de arriba abajo; y me gusta mucho jugar de «derecha», creo que es el arma letal del Jai alai. Aunque irónicamente, pelotari que no juegue de «revés», está perdido.

 

—¿Haces otra cosa además de jugar Jai alai? ¿Cómo lo combinas con el Jai alai?​

JPO: Sí, tengo una empresa de marketing y publicidad. El Jai alai durante mucho tiempo ya fue para mí un bello pasatiempo, así que poderlo jugar ahora a este nivel es un verdadera bendición que trato de disfrutar al máximo todos los años que se pueda.

Actualmente combino el Jai alai, mi trabajo y el tiempo con mis hijos, es una mezcla perfecta.

 

​—¿Cuál ha sido tu experiencia en Frontón México?

JPO: Es una bendición, agradezco a la vida esta oportunidad, los grandes partidos, las grandes enseñanzas y las interminables pláticas sobre todos los partidos—sobre todo de los míos.

En cuanto al cuadro, todos los pelotaris mexicanos somos amigos y colegas de toda la vida; y de los extranjeros, me habría gustado tener más tiempo para convivir con ellos fuera del frontón, pero tengo una agenda muy apretada. De cualquier forma, siempre que es posible asisto a reuniones y lo pasamos muy bien ya que todos coincidimos en el amor por la pelota.

 

Compra tus boletos en línea a través de www.fronticket.com.mx; o en las taquillas de Frontón México Centro de Entretenimiento. 

Deje un comentario